image15

MARAVATÍO. Partitura coreográfica para el cuidado, encuentro y juego en colectivo.

Un proyecto de Mariana Arteaga (2018)


Maravatío es un proyecto que se inspira en la organización social y el cuidado colectivo que emana del terremoto del 11 de Septiembre de 2017 en la CDMX, y como una posible respuesta a las preguntas: 

¿La voluntad de encuentro y cuidado colectivo se da sólo en la emergencia?  ¿Podemos crear situaciones donde nos procuremos este encuentro y cuidado colectivo?


Así nació Maravatío.

Si habíamos de ensayar formas posibles de encuentro con unos otros desconocidos, este ejercicio de voluntad tenía que partir de una estructura que provocara esta reunión. La propuesta fue trabajar con un grupo neuronal de entre 20 y 25 personas y cada una de estas personas, trabajaría -sola o con algunos de sus compañeros- con otras dos, tres o cuatro que el resto del grupo neuronal no conocería sino hasta el día que realizáramos esta partitura; de ahí que hablamos de Maravatío como una onda que se expande, como un rizoma. El grupo neuronal de Maravatío estuvo compuesto por integrantes del Diplomado Cómo encender un fósforo, y de otros habitantes de la CDMX.


En el proceso, incorporamos dinámicas de cuidado colectivo, ejercicios de alerta corporal y espacial y acciones coreográficas que se convertirían en anclajes de la partitura. Poco a poco, el juego empezó a aparecer demandando su derecho a existir, más allá de los espacios de recreo y de las tardes de niñez. El juego sabía de su amabilidad para facilitar el encuentro, diálogo y negociación entre desconocidos  y nos recordaba cómo también desde lo lúdico nos podemos sentir libres. Por esta razón, esta partitura se transformó en una sobre el encuentro, cuidado y juego en colectivo.


¿Nos abriríamos al contacto? ¿A la escucha? ¿Al juego? No lo sabíamos, pero estaba bien porque estábamos dispuestos a intentarlo, a dar un salto al vacío, juntos.


Maravatío se llevó a cabo por primera vez, en mayo 2018 en la Glorieta de Insurgentes de la CDMX, decisión consensuada por el grupo neuronal, con el deseo de habitar/transformar este lugar emblemático de tránsito y encuentro de propios y extraños de la CDMX y crear una fisura en el espacio público para hacer visible que existen otros caminos afectuosos para  habitar/estar en colectividad. De 22 personas que iniciamos el proyecto, nos convertimos en 50, que ese día por primera vez libremente nos encontramos para darnos cuidado, jugar y divertirnos.


Esta partitura es, ante todo, un llamado a replantearnos hoy en día las políticas colectivas del afecto, es un ejercicio de encuentro desde la amabilidad como una forma de cotidiano posible,  un patio de recreo, una kermés, una tarde en el parque  y su bullicio, un bote pateado, un baile, un tú las traes, risas, gritos y lo que surja.


Maravatío deriva de la lengua purépecha y significa lugar  precioso. Se dice que está en  Michoacán, pero en realidad, podría estar en cualquier parte.

Maravatío fue una pieza comisionada para el Festival Cómo encender un fósforo, coordinado por Alma Quintana y Silverio Orduña.


Grupo nuclear original:  

Adriana Portillo,  Alberto González, Alberto Montzi, Alejandra Ibañez,Alfredo Salmerón, Ámbar Luna, Andrea Cabrera, Carmen Ixchel, Engelbert Ortega, Erick Xetiel, Flor Firvida Martín, Itandehui Salmorán, Itzamná Ponce, Julia Barrios de la Mora,  Katia Castañeda, Kenia Noriega, Leticia Cordero, Lucía Pineda, Mariana Landgrave, Patricio Trigos, Rebeca Pérez, Rosa María Landabur, Tania Hernández, Xurami Vega del Pilar,  Yéssica Díaz.


Fotografía: Jean Paul Carstensen